Antoni de Moragas Gallissà

Barcelona, 1913-1985

Antoni de Moragas Gallissà

Antoni de Moragas Gallissà fue uno de los principales impulsores de la renovación arquitectónica en los años de la posguerra española. Sus piezas de mobiliario se han convertido en clásicos del diseño. Moragas aceptó las bases del Racionalismo, pero les aportó un organicismo que daba calidez a la relación entre el uso y la forma. 

 

Antoni de Moragas Gallissà nació, estudió y trabajó como arquitecto en Barcelona, en una época en que España iba a la zaga de los países occidentales tanto intelectual como industrialmente. En 1949 impulsó el Club 49, un grupo interesado en trabar relación con las vanguardias europeas y americanas del momento.  

 
En 1957, tras institucionalizar el Club 49 como Grupo R, Antoni de Moragas empezó a promover la reforma arquitectónica de Barcelona y el diseño industrial. Con la creciente carga de proyectos y debates englobando la nueva disciplina del diseño industrial, en 1960 se funda la Agrupación de Diseño Industrial (ADI) dentro del FAD. Sus fundadores, entre otros, fueron Antoni de Moragas, Miguel Milá, André Ricard o Rafael Marquina, siendo Moragas su primer presidente. Además, asumió otros cargos de representación colectiva, y escribió artículos de reflexión y crítica, como “Diez Años del Grupo R de Arquitectura”, o “Revisión de Valores” (recogidos ambos en el primer volumen de la colección “Clásicos del Diseño” de Santa & Cole). Hasta el día de hoy, la ADI-FAD ha sido un faro para el mundo del diseño, cruzando proyectos de varios artistas, hoy editados por Santa & Cole. 

 
Las creaciones de Moragas en el ámbito del diseño, incluyendo la lámpara de sobremesa y butaca Moragas, ambas en el catálogo actual de Santa & Cole, se encuentran expuestas en el concurso Por la Dignificación del Hogar Popular (1954) y en el edificio Brusi-San Elías en Barcelona (1967-1970). Su estilo se compone de una conversación entre rasgos nórdicos, inspirados por el célebre Alvar Aalto con el que tuvo una estrecha relación en los años 50, y una base funcional para sus diseños. Entre sus proyectos arquitectónicos destacan las reformas de los cines Fémina, Arenas y Liceo, así como diversas viviendas en la Ciudad Condal. 

 
Moragas aceptó las bases del Racionalismo, a las que aportó un estilo arquitectónico que daba calidez a la relación entre la forma y el uso. Sus piezas de mobiliario son hoy consideradas clásicos del diseño, pensadas para su producción industrializada, a pesar de que en el momento de su creación se fabricasen en series limitadas muy artesanales. "La artesanía ha muerto para dar paso al Diseño (...) El artesano modelaba guiado por su instinto, mientras que el diseñador industrial planifica guiado por su razón", escribe en 1961 en sus cuadernos.  

 

Santa & Cole recogió las bases de su pensamiento en un libro de nombre homónimo en la que se repasa la carrera del Antoni de Moragas, figura de indiscutible relevancia en el desarrollo de la arquitectura, urbanismo y diseño catalanes del siglo XX. 

Productos