Apliques

Si el ojo de buey (o downlight) es la expresión del miedo a decidir un modelo de lámpara, los apliques, en cambio, afirman su voluntad de estilo. Las aplicación horizontal al techo, o vertical a la pared, puede serte de gran utilidad para tus tránsitos o tus descansos en la cama.