Ilmari Tapiovaara

Hämeenlinna, 1914-1999

Ilmari Tapiovaara fue un pionero del nuevo diseño que surgió tras la II Guerra Mundial, que dejó de ser un lujo cultural para extenderse al conjunto de la sociedad.

Nacido en 1914 en Hämeenlinna (Finlandia), estudió en la Escuela de Artes Aplicadas de Helsinki, donde entró en contacto con el Funcionalismo, los diseños de muebles de Alvar Aalto y el Movimiento Moderno. Más tarde, sus prácticas en el estudio de Le Corbusier completaron su formación. El estrecho contacto con la naturaleza del que pudo disfrutar en su juventud también influiría en su orientación: "La naturaleza es el mejor y más cercano manual para el diseñador industrial."


Tapiovaara tuvo que enfrentarse a los nuevos desafíos pragmáticos que planteó el moderno diseño industrial: ensamblaje de las piezas seriadas, embalaje racional para el transporte y la exportación, solidez, ergonomía y exploración de técnicas y materiales. El resultado fueron unos diseños irónicos y persuasivos, que aludían sutilmente a la tradición y al mismo tiempo eran transgresores y atemporales, buscando la poética de la forma. Ilmari Tapiovaara murió en 1999, tras haber sentado las bases para el desarrollo del incipiente diseño industrial.


Una característica de Tapiovaara fue la exploración de su obra a través de la multiplicidad: de cada pieza importante creaba numerosas versiones y reediciones multiformes. Fue el caso de piezas como la silla Fanett-Mademoiselle (1957); la célebre silla Domus (de abedul macizo y contrachapado lacado), creada en 1946 para formar parte del mobiliario de la residencia estudiantil Domus Académica, después producida por Knoll como FinnChair y de la que se hicieron múltiples versiones a lo largo de décadas, o la mesa Trienna (1954); la silla Lukki, de tubo de acero curvado y contrachapado, apilables con distintas versiones en 1954 y 1956; la cubertería Otto (1986), o la lámpara Maija Mehiläinen para Asko (1957), luego editada por Santa & Cole.
También destacaron sus proyectos de interiorismo en Finlandia, Estados Unidos y Europa, como el Banco OKO en Helsinki, las salas de exposición de Olivetti, el Hotel Intercontinental.


Asimismo, Tapiovaara dedicó parte de su trayectoria profesional a la enseñanza (en EEUU y en Finlandia). Consideraba que había que enseñar filosofía a los diseñadores, pues sin ideas no hay diseño, y opinaba que "Leonardo fue el más famoso y quizás el mejor diseñador de productos de la historia."

Más información: www.ilmaritapiovaara.fi