Ignazio Gardella

Milán, 1905-1999

Miembro de la tercera generación del Movimiento Moderno italiano y considerado como uno de sus máximos exponentes, Gardella trabajó en proyectos para Olivetti, Alfa Romeo o la nueva sede de la Facultad de Arquitectura de Génova. Fue un gran crítico de su propio trabajo, reflexionando y escribiendo sobre su deseo de liberarse de los límites del racionalismo.

Ignazio Gardella nació en 1905 en Milán en el seno de una familia que contaba ya con cinco generaciones de arquitectos. En 1931 se graduó en el Politécnico de Milán en ingeniería civil, y en 1949 en arquitectura en Venecia. En sus inicios, Gardella colaboró como diseñador con Olivari, Azucena y, sobre todo, con Gavina, realizando a la vez numerosos viajes de estudio al extranjero: a Alemania -Frankfurt en particular- y los países escandinavos, donde conoció a Alvar Aalto.En 1935 publicó sus primeros trabajos en la revista "Casabella", perteneciente al grupo editorial liderado por Rogers, muy importante entonces por su didáctica innovadora de la arquitectura italiana. En esta época realizó el Dispensario Antitubercolare y el Laboratorio Provinciale di Igiene, ambos en Alessandria. El primero se considera una de las obras más puras del Racionalismo italiano. No obstante, y a pesar de ser uno de los máximos exponentes del Movimiento Moderno en Italia, Gardella intuye muy pronto la necesidad de superar los rígidos límites del estilo racional. En 1945 fundó, junto con varios jóvenes arquitectos de Milán, el Movimento Studi Architettura. En 1949 inició su carrera como profesor en el Istituto di Architettura de Venecia, una profesión que llevó a cabo a lo largo de 25 años, hasta 1975. También desarrolló su labor didáctica junto con Albini, Samonà y Rogers, dirigiendo y gestionando los cursos de verano del CIAM en Venecia entre 1952 y 1956. Con Magistretti, De Carlo y Ernesto Nathan Rogers participó como representante de Italia en el encuentro de Otterlo (1959), onceavo y último congreso del CIAM, que culminó con los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna. A lo largo de los años 50 Gardella realizó proyectos como la casa para empleados de la empresa Borsalino en Alessandria (1950), el PAC (Padiglione Arte Contemporanea, 1951) en la Villa Reale de Milán, la Casa delle Zattere en Venecia (1958) y el comedor para la Olivetti en Ivrea (1958). Le siguieron los despachos Alfa Romeo en Arese (1969), el proyecto para el teatro de Vicenza, la nueva sede de la Universidad de Arquitectura y la reconstrucción del Teatro Carlo Felice -con Aldo Rossi, Reinhart y Sibilla- (1991), ambos en Génova. Gardella ha visto reconocida ampliamente su obra a lo largo de su carrera. Fue premiado en múltiples ocasiones, con el premio nacional de arquitectura Olivetti (1955) o el premio Fiuggi (1988), entre otros. Fue asimismo socio honorario de la Accademia di Belle Arti di Brera en Milán y de la Accademia di San Luca. Gardella fue un gran crítico de su propio trabajo, plasmando continuamente sus reflexiones en escritos en los que manifestaba su deseo de liberarse de los cánones del Racionalismo y de los límites del Movimiento Moderno: concebía la sensibilidad y el ojo como los nuevos instrumentos para conformar formas y espesuras. En este sentido, fue emblemática su butaca Digamma, producida por Gavina en 1957, y en la actualidad por Santa & Cole. En ella se hace patente su capacidad de unir armoniosamente elementos de estilos aparentemente inconciliables, característica común a muchos de sus trabajos. La butaca Digamma (1957) es el mejor manifiesto del deseo de Gardella de superar las premisas del Racionalismo: de cuerpo racionalista (asiento y respaldo) y articulaciones (brazos y patas) de anatomía ultra racional, es una pequeña obra maestra de gran valor estético y formal.