Barcelona (España)

El reflejo de una forma de disfrutar la vida

«Necesitábamos a alguien que nos ayudara a mostrar nuestro espacio de la mejor manera posible, y Nina [Editora Indoor de Santa & Cole] ha iluminado nuestro camino desde el principio del proyecto.» – Casa Bonay: In the Making, 2015.

Situado en medio de l’Eixample de Barcelona, uno de los barrios más icónicos de la ciudad, Casa Bonay ha transformado un edifico de 1869 en un hotel que retrata el estilo de vida Mediterráneo y de Barcelona. La reforma aporta una visión contemporánea de los espacios en los que se han conservado muchos de los elementos arquitectónicos originales que respetan el espíritu original del edificio como los suelos hidráulicos, los techos y las puertas correderas.

«Somos de Barcelona y somos irremediablemente mediterráneos: creemos que se puede contar el tiempo de otra manera y nos gusta compartirlo con los demás.» – Inés Miró-Sans, cofundadora del hotel

Casa Bonay es además un lugar donde conocer el talento de la ciudad, un reflejo del estilo de vida en el que la autenticidad y la curiosidad son elementos clave.

El proyecto ha contado con una ecléctica variedad de colaboradores, la mayoría de Barcelona; diseñadores de muebles, interioristas, diseñadores gráficos y paisajistas. Una disparidad de caracteres y personalidades que han dado vida a la nueva imagen de la casa, convirtiéndola en un lugar donde cada rincón transmite la calidad de vida y la esencia de Barcelona.

Nina Masó, editoria y cofundadora de Santa & Cole, ha trabajado en el Proyecto de Iluminación de Casa Bonay desde sus inicios.

«Inés quería crear una sintonía entre todos nosotros, que compartiéramos ideas, que discutiéramos y aportáramos nuestra visión. Esto ha sido lo más bonito.» – Nina Masó, editora de Santa & Cole Indoor

Así el catálogo de Santa & Cole, que comparte el carácter mediterráneo y cálido que se buscaba en el hotel, pasó a formar parte de este proyecto a través de la luz.

«Muchas veces cuando estás en un hotel sientes que en realidad podrías estar en cualquier ciudad del mundo, en cambio el interiorismo de Casa Bonay hace que te sientas en Barcelona. Desde el principio entendí muy bien qué concepto quería Inés. Me sentía muy cómplice cuando me contaba cómo imaginaba su hotel, me gustaba. Pensé que si yo misma hubiese montado un hotel en Barcelona también habría aplicado esa visión. Sentirse como en casa, eso era lo interesante.» – Nina Masó, editora de Santa & Cole Indoor

Como es propio, cada estancia de la casa tiene su propia personalidad. La intención era enfatizar las características de cada espacio creando acogedores puntos de confort donde relajarse y sentirse a gusto.

Se accede al hotel a través de una majestuosa entrada, que anteriormente era la entrada de las cocheras, para donde se escogió la solemne y elegante presencia de la Estadio de Miguel Milá. Un férreo anillo de luz concebido originalmente para el Estadio Olímpico de Barcelona 1992.

Libertine es el bar-restaurante situado en el lobby del hotel, un lugar donde comer bien y relajarse, conversar, trabajar, tomar un té o simplemente no hacer nada. Este espacio lo ilumina la lámpara Cirio de Antoni Arola, inspirada en las grandes lámparas de la mezquita de Santa Sofía de Estambul. Para acompañar las veladas en las mesas de Libertine, que requerían menor intensidad, se optó por la intimista lámpara Básica Mínima. En cambio, para las mesas compartidas se optó por las formas esenciales de la lámpara BlancoWhite de Antoni Arola.

El aplique Comodín, con pantalla encintada roja, nos ayudó a enfatizar los originales estampados de baTabasTa que adornan las paredes de los baños  de la recepción.

«Tenía muy claro que el diseño de Miguel Milá, uno de los máximos exponentes del diseño en Barcelona, debía estar presente. Escoger sus lámparas era lo más oportuno para enfatizar la esencia de ciudad.» Explica Nina Masó. Así, encontramos productos del gran diseñador español como el aplique Wally que ilumina el camino de los visitantes a través de los pasillos y el patio interior. Y los apliques TMM, simples y cálidos, acompañan los quehaceres nocturnos de las mesitas de noche de las habitaciones del hotel. En su lugar, en las habitaciones con techos más bajos se optó por la tamizada luz de la Maija de suspensión, diseñada por Ilmari Tapiovaara en 1955.

Para las galerías acristaladas se escogió la naturalidad oriental de la lámpara Nagoya, diseñada por Ferran Freixa en 1961. Y la M64 de Miguel Milá, acompaña las lecturas en el sofá de esta área de descanso.

 

Colaboradores del proyecto: AOOTeixidorsMuchoAsilvestrada,baTabasTaBlackie BooksTack StudioLas LilasMother y Satan’s Coffee Corner entre otros.

Fotografías de Nacho Alegre cedidas por Casa Bonay.

Compartir en redes sociales