Barcelona Olímpica

Todo empezó con Barcelona ´92

Los Juegos Olímpicos de 1992 fueron el catalizador del cambio económico, urbanístico y social de la ciudad de Barcelona.

 

Hacemos la ciudad de 1993” fue el eslogan una vez obtenida la candidatura olímpica. Los Juegos Olímpicos fueron el pretexto para acelerar los planes de desarrollo más ambiciosos y de largo plazo de la ciudad, coincidiendo con lo que Barcelona necesitaba y su ciudadanía deseaba.

 

El objetivo principal de este gran proyecto buscaba poner los Juegos Olímpicos al servicio de los planes de desarrollo de la ciudad. En los pocos años previos a su celebración se inició la regeneración del tejido urbano haciéndolo accesible para los de fuera con una población residente que garantizaba su vitalidad, recuperando la fachada marítima de una Barcelona que hasta entonces vivía de espaldas al mar mediterráneo. Se encendieron luces en los barrios populares y con ellas surgieron los nuevos espacios de convivencia ciudadana. Espacios que ahora daban prioridad a las personas, a la coexistencia y a la calidad de vida a través de la reurbanización de la ciudad.

 

Cuatro años antes de la celebración de los Juegos Olímpicos, Santa & Cole, que hasta entonces solo editaba mobiliario e iluminación de interior, salió a la calle y emprendió un apasionante camino de la mano de algunos de los protagonistas de este gran proyecto regeneracionista de la ciudad. En este ambiente de festividad y transformación se editaron algunos de los elementos de grandes arquitectos y diseñadores como Màrius QuintanaBeth Galí o Miguel Milá, que posteriormente conformaron nuestro primer catálogo de la Colección Urbana.

 

Desde entonces y hoy, que se celebra el 25 aniversario de la Barcelona Olímpica, seguimos sintiéndonos orgullosos de haber formado parte de ese equipo de personas y empresas que han dado forma a nuestra ciudad.

Compartir en redes sociales