Enric Sòria

Barcelona, 1937

Enric Sòria

Sentando las bases del racionalismo en España, Enric Sòria fue parte fundamental en el despacho de Oriol Bohigas, donde diseñó numerosos proyectos cívicos para la ciudad de Barcelona. Entre ellos se encuentra el Palacio de Deportes del Valle de Hebrón (1991), por el que ganó el premio del FAD de arquitectura y la rehabilitación del mercado del Born en 2014 para convertirlo en un centro cultural. Enric Sòria también impartió clases en reconocidas escuelas de Barcelona como la ETSAB o ELISAVA.        

 

Nacido en 1937 en Barcelona, Enric Sòria estudió arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona (ETSAB) hasta 1970. Tras licenciarse, trabajó en el despacho de Oriol Bohigas, donde conoció a Jordi Garcés con el que colaboró hasta 1996. Durante esa época, asentaron las bases del racionalismo y el vanguardismo contemporáneo, defendiendo la geometría de la arquitectura y las funcionalidades de su composición. Entre los primeros proyectos de su obra, destaca el diseño de museos, entre ellos la reconversión del antiguo Asilo de Santa Lucía al Museo de la Ciencia (1978-1980) o el Museo Picasso (1981-1987). Seguidamente, tuvo cierta presencia en edificios culturales y deportivos como el Palacio de Deportes del Valle de Hebrón (1990-1991) por el que fue otorgado el premio FAD de Arquitectura en 1991. Además, realizó el diseño de los cines IMAX (1993-1994) y el Ágora Rubió i Balaguer de la Universidad Pompeu Fabra en el campus de la Ciutadella en 1994, donde ganó el premio Ciudad de Barcelona de Arquitectura y Urbanismo en 1996.  

  

También cabe destacar la involucración de Enric Sòria en el Centro Interdisciplinar de Arquitectura y Urbanismo desde la finalización de la carrera. Este grupo le permitió ser parte de discusiones vanguardistas para el momento, definiendo sus proyectos a medida que los desarrollaba.  

 

Al principio de su colaboración con Jordi Garcés, diseñaron la lámpara de sobremesa Sylvestrina, una lámpara de aceite electrificada con cable e interruptor. Es considerada como un clásico del diseño y en 2019, Santa & Cole la editó convirtiéndola en una lámpara portable dotada de una batería cargable.

  

Más allá de su obra como arquitecto, Enric Sòria ejerció la docencia en varias escuelas reconocidas en Barcelona desde la década de los 90, entre ellas su alma mater, ETSAB, la escuela de diseño ELISAVA y la escuela técnica y superior de La Salle.  

  

En 2014, Enric Sòria recibió el premio Ciutat de Barcelona por el ayuntamiento de Barcelona por su labor en la restauración y rehabilitación del Mercado del Borne hacia un centro cultural. Actualmente sigue diseñando la arquitectura de varios proyectos cívicos en su propio despacho.  

Productos

Relacionados